Santo Alto Rey





El Santo Alto Rey es sin duda una cumbre, que además está impregnada de tal acumulación de leyendas y mitos que su ascensión parece casi una profanación para el montañero. Su visión en la lejanía, desgraciadamente reconocible por algunas antenas de telecomunicaciones instaladas en los últimos años, explica su condición sagrada desde tiempos remotos.


No exageramos si decimos que es una de las montañas más bellas que recordamos, a pesar de su modesta altitud (1860 metros). La primera noticia que tenemos de ella data del año 1197, cuando en un edicto episcopal se exime del pago de algunos impuestos al monasterio de Santa Colomba de Albendiego, y se menciona a la ermita del Alto Rey a la que se ofrecían limosnas. En la cumbre del Alto Rey aún se puede admirar esta sencilla ermita, aunque la fábrica que hoy vemos es en su mayoría no es Románica, sino del siglo XVIII. “


Alfredo Orte Sánchez ©








(c) desinmo.com 2019